Mallorca

Mallorca
5 (100%) 3 votes

Navegar en Mallorca es disfrutar de la riqueza de su paisaje, lleno de contrastes. Desde nuestro velero podemos encontrar calas diminutas escondidas entre acantilados, grandes hoteles y zonas donde los apartamentos compiten por el espacio, así como pueblos encantadores apenas desembarquemos y nos escapemos tierra adentro.

Podemos dar la vuelta a la isla en una semana, pero si disponemos de más tiempo merecerá la pena dedicarle dos semanas para empaparse de todos sus encantos. Conocer Mallorca desde el mar es un privilegio, una experiencia que nunca defrauda.

Cabo Formentor en Mallorca

Si alquilamos el barco en los meses de Julio y Agosto es recomendable dar la vuelta a la isla en sentido contrario a las agujas del reloj. De esa forma encontraremos los vientos más favorables para nuestra navegación.

Recalar en alguna de sus calas o hacerlo en cualquiera de sus decenas de puertos deportivos será decisión nuestra. Y podremos alternar fondeos apacibles en pleno contacto con la naturaleza con visitas al interior una vez amarrado nuestro barco en algún puerto o marina.

La isla ofrece abundantes refugios a lo largo de su costa, si exceptuamos la Costa de la Tramontana, situada en la zona occidental, entre el cabo Formentor y la isla Dragonera. Es un tramo de unas 50 millas donde sólo podremos refugiarnos en el puerto de Sóller. Las condiciones meteorológicas pueden cambiar de forma súbita en esta zona, ya que las montañas canalizan los vientos. La precaución se hace indispensable.

La Dragonera es una zona protegida. Es una isla rocosa prácticamente desierta. Se encuentra a cinco minutos de San Telmo. Merece la pena contemplar sus bellos acantilados. Es posible fondear en la cala Lladó, con precaución, ya que está abierta a los vientos del SE-S-SO.

En condiciones de calma, podremos disfrutar de preciosos fondeos en esta costa, con la Sierra de la Tramontana cayendo de forma espectacular sobre el mar. Las famosas Cala Tuent o Sa Calobra son unas de las más bonitas que nos podremos encontrar en nuestro recorrido.

Una vez superado el cabo de Formentor la costa se va suavizando y van apareciendo calas más o menos visitadas, pero todas interesantes. Por ejemplo: Pi de la Posada o Murta.

cala en Mallorca
Cala Agulla en Mallorca

Un recorrido recomendable es la llamada Costa de las Calas, que va desde la Punta de Capdepera hasta el cabo de Ses Salines.  Aunque algunas de las calas que encontraremos son muy turísticas, otras están muy escondidas, y sólo tienen acceso desde el mar. Entre los refugios naturales dos de los más destacados son Porto Cristo y Porto Colom.

En la costa suroeste, desde Ses Salines hasta la isla Dragonera nos encontraremos la bahía de Palma, donde podremos desembarcar para disfrutar de su enorme oferta de ocio y restauración. Cerca de la capital, Andratx es una de las zonas más selectas de la isla.

Si tenemos ocasión, es más que recomendable una visita a la isla de Cabrera. Tendremos que informarnos con antelación de los permisos pertinentes, ya que es una zona especialmente protegida. El archipiélago de Cabrera está situado en el sur de Mallorca, a unas cinco millas de Cabo Salinas. Es un grupo de islas e islotes cuya mayor isla es Cabrera.

Cabrera posee, gracias a su aislamiento, una serie de valores biológicos y ecológicos que permiten la existencia de interesantes ecosistemas terrestres y marinos, con una flora y fauna diversa.  Su historia se remonta a los primeros pobladores talayóticos que habitaron la isla, seguidos por distintas civilizaciones durante los siglos posteriores.

Mallorca tiene 500 kilómetros de costa, la mitad de los 1000 km de las Islas Baleares. Es la sexta mayor isla del Mediterráneo. Su clima es típicamente mediterráneo, con temperaturas suaves durante la mayor parte del año.

La mejor época para navegar en Mallorca es en primavera o en verano. En otoño e invierno tendremos que ser precavidos con el Mestral (NW) y la Tramontana (N), que nos pueden dar algún susto.

catedral de Palma de Mallorca

Fondear en una boya en Mallorca

Los campos de boyas ecológicas se han creado para proteger las praderas de posidonia de los fondos marinos. En Mallorca podemos encontrar siete campos de boyas, situados en los siguientes enclaves: Puerto Andratx, Porto Colom, Porto Petro, Parque Nacional de Cabrera, Sa Dragonera/Sant Elm, Cala Blava y en la Punta de L’Avançada.

Para reservar una boya tendremos que registrarnos en el portal de reservas de boyas. También existe una APP para realizar las consultas y trámites de reserva de boyas, pero sólo está disponible en Google Play.

El principal objetivo de los campos para el fondeo es conservar y proteger la posidonia. Estas praderas de algas conforman los ecosistemas marinos más importantes del Mediterráneo. Alojan a gran cantidad de especies, y es donde se lleva a cabo la puesta y forestación de alevines de muchas especies de peces de gran valor comercial.

La posidonia frena la erosión de las playas, y ayuda a mantener la transparencia de las aguas del litoral. En Baleares se concentra un 70% del total de la posidonia de todas las costas españolas. Se calcula que en las islas hay 100.000 hectáreas de pradera. En la isla de Mallorca es donde encontramos el mayor porcentaje, con un 60% del total de las islas Baleares.

ALQUILA UN BARCO EN MALLORCA, HAZ TU PRESUPUESTO