Croacia - Alquiler de Barcos

Croacia

Croacia es actualmente uno de los destinos más demandados para alquilar una embarcación. Resulta curioso que hasta hace pocos años, finales del siglo XX, se mantuvo al márgen de los tradicionales destinos del chárter náutico en Europa.

La costa dálmata posee 4.000 kilómetros de costa y unas 1200 islas e islotes que se reparten en un entorno de gran belleza paisajística, ofreciendo al crucerista una gran oferta de amarre en sus numerosos puertos, marinas y embarcaderos, así como innumerables posibilidades para fondear en parajes tranquilos rodeados de naturaleza virgen. Además, los alquileres de barcos son muchas veces más económicos que en otros puntos del Mediterráneo y, por regla general, los servicios son buenos.

Durante el verano predominan los vientos del norte y noroeste. Siempre se encuentran brisas suaves que permiten navegar a vela sin sobresaltos.  En invierno las “bóreas”, vientos del nordeste pueden llegar a superar los 100 kilómetros por hora.

Dubrovnik, inicio de la travesía

En Croacia encontraremos ciudades antiguas cargadas de historia, calas tranquilas de aguas transparentes y cientos de sitios interesantes para visitar con nuestro barco disfrutando al máximo de una navegación tranquila y relajada.

Travesía desde Dubrovnik hasta Split.

Es una travesía típica en Croacia y altamente recomendable por lo espectacular, si disponemos de suficientes días para navegar sin prisas, disfrutando de múltiples desembarcos para conocer los pueblos y ciudades. Sería recomendable disponer de dos semanas, o como mínimo diez días. Sólo una semana de navegación nos obligará a realizar singladuras más cargadas de millas y tendremos que obviar algunas puntos del recorrido.

Podemos iniciar nuestra travesía en la ciudad amurallada de Dubrovnik, Patrimonio de la Humanidad, cuyo puerto medieval ha sido reconvertido en un animado centro turístico. La ciudad merece una visita, recorriendo sus estrechas callejuelas, y sus palacios, iglesias y monasterios. Todo muy bien conservado. Aprovecharemos para degustar la gastronomía dálmata, que por cierto es típicamente mediterránea, con productos del mar como pescados, moluscos, calamares, sepia y utilización de verduras y frutas, todo convenientemente aderezado con aceite de oliva.

Fondear en Croacia

A escasas 35 millas de Dubrovnik encontramos la isla de Mljet, parque nacional, sitio ideal para comernos una langosta recién capturada, tras visitar alguna de su innumerables cuevas. Los bosques de robles de Mljet alrededor de sus dos lagos conforman un paisaje de gran belleza. Mljet es la isla más verde del Adriático.

Seguimos navegando hasta arribar a Korkula, situada a 18 millas de Mljet. La ciudad se asemeja bastante a Dubrovnik, ya que posee también murallas fortificadas y los techos de las edificaciones están pintados de colores. En las estrechas calles de Korkula encontraremos restaurantes, iglesias y museos.

Navegación en el Adriático

Continuando nuestra travesía  llegamos a la pequeña isla de Vis, a 22 millas, un sitio interesante donde seguir degustando la gastronomía de Croacia. La isla de Hvar nos espera a 25 millas con un glorioso pasado histórico. A pesar de su pequeño tamaño tiene una de las plazas más grandes de todo el Adriático, y una gran riqueza histórica y cultural. En sus orígenes fue colonia griega.

A 14 millas llegamos a la isla de Brac, una de las más visitadas de toda esta costa. Destacan sus pequeños puertos pesqueros y la belleza de sus aguas cristalinas. En la zona del sur de Brac se encuentra la famosa playa de Zlatni Rat, lugar de encuentro de windsurfistas.

Hvar, Dalmacia, Croacia

Seguimos nuestra travesía en dirección noroeste hasta arribar a Kornati, archipiélago declarado Parque Nacional, con casi 150 islas. Kornati es sólo accesible en barco Tendremos que informarnos de los pertinentes permisos necesarios para practicar submarinismo o fondear en alguna de las cuevas del parque. Un lugar muy recomendable, con numerosas bahías y playas, además de las cuevas mencionadas.

Más adelante recalaremos en la turística ciudad de Zadar, lugar estratégico por su cercanía a varios parques nacionales y parques naturales. Zadar ofrece al visitante una gran riqueza histórica y cultural, además de multitud de cuevas y playas. La oferta gastronómica de la ciudad es variada e interesante.

Isla Cres en la costa dálmata

Entre las islas más al norte, a casi 50 millas de Zadar, encontramos las islas de Losinj y Cres. Es una zona salpicada de pequeñas islitas con mucho encanto.

Dirigiéndonos desde aquí hacia el sur arribamos a la ciudad de Trogir, bellísima ciudad denominada “la pequeña Venecia”. Declarada Patrimonio de la Humanidad. Trogir se ha convertido en un punto de interés turístico que atrae a multitud de personas en todas las épocas del año. Ofrece una gran riqueza de monumentos y restaurantes.

Split, la capital de Dalmácia, nos espera al final de nuestra travesía. Tiene un importante puerto pesquero y es el centro industrial y cultural de Croacia. Recomendable la visita de su casco antiguo, con espléndidas vistas desde una altitud de más de 1300 metros.

ALQUILA UN BARCO EN CROACIA, HAZ TU PRESUPUESTO